Archivo de la categoría: Cambio Polar

Erupción apocalíptica en el Pacífico: un supervolcán amenazará toda la Tierra

En el Océano Pacífico se empieza a formar un supervolcán, que, en caso de entrar en erupción, marcaría el fin de la vida en la Tierra. Sin embargo, no hay de qué preocuparse, tal evento ocurriría dentro de 100 millones de años.

Así lo revela un grupo de investigadores de la Universidad de Utah, EE.UU., quienes explican que la formación de este volcán es el resultado de dos o más masas de roca del tamaño de un continente, las cuales se están desplazando una hacia otra y al mismo tiempo están colisionando.

Este fenómeno ocurre a una profundidad de 2.900 kilómetros bajo la superficie terrestre. Como han demostrado mediante varias simulaciones por ordenador, este movimiento dará lugar a la formación de un área de unos 170.300 kilómetros cuadrados —de una región del tamaño de Uruguay— compuesta parcialmente por roca fundida. Una vez que esto suceda, una erupción sería inevitable.

Michael Thorne, el autor principal del estudio y profesor asistente de Geología y Geofísica en la Universidad de Utah, analizó las ondas sísmicas que bombardearon el núcleo de la Tierra. “Lo que nosotros podemos estar detectando es el comienzo de uno de esos grandes eventos eruptivos que si alguna vez sucede podría causar una destrucción masiva en la Tierra”, explicó el científico.

Los geólogos creen que la erupción de supervolcanes ocurre una vez cada 50.000 años y que a pesar de que en la Tierra se han desarrollado unos 40, la mayoría de ellos se ha desvanecido hace mucho tiempo.

Fuente: actualidad.rt.com

TORMENTA SOLAR: Alerta sísmica en el Cinturón de fuego del Pacífico

La tormenta solar moderada que está impactando contra la Tierra luego de varias llamaradas solares del clase M, podría provocar un aumento de la actividad sísmica.
La actual tormenta geomagnética podría convulsionar el ya inquieto Cinturón de Fuego del Pacífico, aumentando las posibilidades de que se produzca un fuerte sismo en

Chile, Centroamérica y México, así como también en islas del Pacífico de la Polinesia, Japón o Filipinas.

Los meteorólogos monitorean la tormenta geomagnética menor y moderada desde el mediodía del 23 de noviembre por la llegada de al menos dos eyecciones de masa coronal (CME), informó la Agencia Nacional Oceanográfica y Atmosférica (NOAA) de USA en su último reporte.

Corresponde a una llamarada solar que se desencadenó el 21 de noviembre a las 15:30 horas, en la activa región del Sol enumerada por NOAA como 1618.

En los momentos iniciales, el Sol lanzó ondas de radio de nivel R1, ondas electromagnéticas que causaron bloqueos e interferencias en las comunicaciones y sistemas GPS y satélites, por breves instantes (nivel 1 entre 1 y 5). Esto ocurrió acompañado de una eyección de masa coronal que viajó en dirección hacia la Tierra.

La tormenta geomagnética moderada (G2, entre una escala de 1 a 5), tiene potenciales efectos de afectar las redes eléctricas y colapsar las fuentes de poder de energía, especialmente en las latitudes superiores a los 55 grados, dependiendo de la magnitud.

Otro de los efectos recae en las comunicaciones de alta y baja frecuencia, las líneas GPS y los satélites. Las auroras australes y boreales también son previstas durante la noche.

Según NOAA existe una gran posibilidad que la zona 1618 del Sol, que creció significativamente, siga muy activa en las próximas horas. El impacto depende si las CMEs vienen dirigidas directamente a la Tierra y la velocidad con que son impulsadas por la explosión y el viento solar.

ALERTA SISMICA:
La actividad solar se relaciona directamente con la actividad sísmica en la Tierra.
El impacto de inmensas oleadas de ondas electromagéticas sobre la magnetósfera terrestre ejerce presión sobre las placas tectónicas, que tienden a reacomodarse generando fuertes movimientos.

La región más afectada por este fenómeno es la gigantesca placa del pacífico, que abarca buena parte de la superficie del planeta y tiene sus límites en practicamente todas las costas del oeste del continente americano (en Chile, México y Centroamérica se han dado muestras recientes de estos movimientos), y en la Polinesia, Filipinas, Indonesia y Japón. Al norte encuentran Alaska y Canadá (que han sufrido terremotos recientemente) y al sur, la Antártida, que parece estar en calma por el momento.

Los movimientos del llamado Cinturón de fuego del Pacífico han preocupado a sismólogos y geólogos de todo el mundo.

En Chile, los sismólogos investigan una seguidilla de sísmos de mediana intensidad, que han afectado en el centro de Chile y alertan sobre la posibilidad de un terremoto de mayor magnitud.

A %d blogueros les gusta esto: